Pàgina principal

DuPont

versão portuguesa

nuestro email






El espíritu del premio DuPont de investigación científica


"Casi es innecesario subrayar hoy día la importancia considerable que para la Humanidad tienen las ciencias de la Naturaleza, pues aun si descartamos lo que para el hombre significa tener un conocimiento del mundo en el que vive y, en último término, conocimiento de sí mismo, todavía queda en el balance el prodigioso desarrollo de la tecnología, desarrollo que ha cambiado radicalmente nuestra vida".

Severo Ochoa

 

Toda ciencia es inseparable de la sociedad en la que se produce. Su aplicación para propósitos prácticos y de producción se denomina tecnología y la tecnología es, de alguna manera, el motor de las sociedades; existe una interacción evidente entre la ciencia, su desarrollo y las compañías productivas. La investigación científica conduce a mejoras productivas y beneficia a toda la comunidad.

DuPont posee una extensa tradición investigadora, una larga historia en la que se inscriben importantes contribuciones, descubrimientos científicos, invenciones de nuevos productos y procesos. Desde hace casi dos siglos, DuPont es una compañía profundamente enraizada en la ciencia. Antoine-Laurent Lavoisier, padre de la química moderna fue profesor de Eleuthere Irenee Du Pont, uno de los fundadores de la compañía.

Lo aprendido con él le sirvió de base para la fabricación de la pólvora negra, que fue el primer producto de la compañía. Ya en sus inicios la empresa tuvo un talante investigador que le permitió perfeccionar y descubrir nuevos y mejorados productos.

El asentamiento de esta importante base tecnológica produjo la extraordinaria expansión de DuPont en el siglo xx. Partiendo de la celulosa, se llegó a una amplia variedad de productos que condujeron al desarrollo de plásticos, fibras, películas y revestimientos que aún hoy se encuentran, con pleno vigor, en el mercado.

A principios de nuestro siglo, DuPont construyó uno de los primeros laboratorios de investigación industrial, la Estación Experimental, sobre una colina desde la que se divisa el río Brandywine. En la actualidad, se ha convertido en la piedra angular del éxito y el crecimiento de la compañía y alberga a la comunidad de científicos más extensa del mundo.

Tras las primeros estudios realizados al comenzar el siglo, en 1927, DuPont creó un programa de investigación básica en química orgánica, física e ingeniería química que a principios de los años treinta, dio unos resultados espectaculares, que señalarían un punto de inflexión en la historia de la investigación y el desarrollo de la compañía, y permitirían unas aplicaciones prácticas inusitadas: Wallace Hume Carothers, y su equipo de investigación, establecieron los principios básicos y la estructura de los polímeros de condensación. La síntesis de los primeros polímeros lineales cristalinos condujo directamente al descubrimiento del nylon y la obtención del neopreno, la primera goma sintética para propósitos generales.

Líder mundial en ciencia y tecnología gracias a su labor de investigación y desarrollo, DuPont sigue fiel a su lema de fabricar productos mejores para una vida mejor. Comprometidos en la investigación, el desarrollo, la producción y la comercialización de productos químicos para la agricultura y la industria, fibras, polímeros, productos para la automoción, productos del petróleo y una amplia variedad de plásticos, resinas, elastómeros, composites y películas.

Este intenso flujo innovador ha llevado a la compañía a destacar en los sectores más diversos y realizar importantes contribuciones que, en muchos casos, permanecen anónimas para la mayoría de los consumidores.

DuPont abastece mercados globales en prácticamente todas las ramas de la industria, la aeroespacial, la de accesorios, la del automóvil, la agrícola, la de la construcción, la del transporte, la de refinería, etc. Algunos de sus productos de marca registrada, descubiertos y desarrollados en los laboratorios de la compañía, como Nylon® o Teflon® gozan de tal difusión que la Real Academia Española de la Lengua les ha dado entrada en su diccionario como vocablos de adopción reciente: tal es el caso de las voces "nailon" y "teflón". Este hecho nos da una idea del éxito de estos y otros productos como Lycra®, Nomex®, Kevlar®, Cordura® o Tyvek®.

Muchas de las revoluciones tecnológicas y muchos de los productos de nuestro tiempo han nacido en los laboratorios que DuPont gestiona en todo el mundo. El esfuerzo de sus investigadores y la clara apuesta que significa destinar cada vez mayores recursos a los departamentos de Investigación y Desarrollo han situado a la compañía en un claro liderazgo mundial, cuya responsabilidad asume a conciencia.

Recientemente la Nasa ha seleccionado dos productos de DuPont (Kevlar® en combinación con Dacron® ) para la confección de un paracaídas capaz de permitir la entrada de la sonda Galileo en la atmósfera de Júpiter durante cincuenta y cinco minutos antes de su destrucción.

Trajes de fibras de alta tecnología resistentes al fuego (como Nomex®) han significado la diferencia entre la vida y la muerte para corredores de Formula 1 y bomberos de todo el mundo.

Fibras que permiten la confección de trajes ignífugos y de protección, materiales de construcción que protegen contra los huracanes, mejoras en el campo de la automoción que hacen la conducción más cómoda y segura, productos para la protección de cultivos que permiten un mayor aprovechamiento de los recursos naturales. En resumen, todo lo que nos hace la vida más fácil es fruto de tantas horas, esfuerzos y medios destinados a la investigación.

Nada de esto hubiera sido posible si DuPont no hubiera apostado fuerte por la investigación y la ciencia. Desde hace casi doscientos años, la compañía cree en la investigación como motor de los avances que transforman la vida en nuestro planeta. Hoy DuPont cuenta con una red global de científicos e ingenieros que trabajan manteniendo un compromiso ineludible con la protección del medio ambiente, investigando tecnologías ambientalmente sostenibles, mejorando inexorablemente técnicas y procesos.

El premio DuPont de ciencia se creó en 1991 para contribuir al desarrollo de la investigación científica y sus aplicaciones en nuestro país. El espíritu del premio es el mismo que anima a la compañía en sus esfuerzos por mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del planeta. La importancia de la investigación es esencial para afrontar antiguos y nuevos retos que se plantean en las sociedades actuales. DuPont cree en la necesidad de destinar una parte sustancial de la inversión económica a tareas de investigación científica, auténtico motor de la innovación y de los avances que han revolucionado, revolucionan y seguirán revolucionando nuestras vidas.

DuPont es consciente del compromiso ineludible que la industria tiene con la comunidad en la que se asienta y desde la que trabaja. En el curso del tiempo, la compañía ha cumplido todos y cada uno de los compromisos adquiridos con el país que la ha acogido, con la sociedad asturiana y consigo misma, como corporación responsable y consciente: compromisos económicos, sociales, industriales y medioambientales. Pero sobre todo ha sido fiel a su objetivo de contribuir a un futuro mejor.

Coincidiendo con el 200 aniversario de la compañía DuPont en el mundo, su subsidiaria en Ibérica expande el Premio DuPont a la Ciencia para cubrir así todo el territorio peninsular que tiene bajo su tutela. Se espera de esta forma, potenciar y motivar a la comunidad científica portuguesa igual que durante los últimos 11 años se ha hecho con la española. En Portugal, DuPont se encuentra en:

Du Pont Performance Coatings GmbH & Co.

KG Estrada Nacional 249 (Lisboa/Sintra) Km. 14

P-2726 Mem Martins Codex

Tel: ++ 351 21 9 26 60 00 Fax: ++ 351 21 9 20 24 21.

 

 

Éste espíritu anima año tras año la convocatoria del premio DuPont de Investigación científica.

Premio DuPont de la ciencia

© Marzo 2004